Su nombre

Lo que fue, ahora no ha sido,
lo que queda se vuelve invisible,
y al retumbar en sus oídos,
el tambor es inservible.

El olor a madera inunda,
se queda el aire sin cascabel,
vacía la rama el brote,
se rompe frágil el papel.

Vive en la flor desprendida,
flota en el aire que me enreda,
y encerrada en la nada,
su nombre todo lo llena. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

La historia de Ashe