¿Alguna otra pregunta?

El mundo desde niño siempre me había parecido enorme e infinito, en estos últimos meses he aprendido que sólo es un pequeño pañuelo cuyos puntos de costura están unidos en una gran y confusa red de coincidencias.

Nunca me habría imaginado que las personas más grandes son las que aparentan menos grandeza. Es irónico que los más "fuertes" escondan a una persona débil dentro y los más "débiles" estén hechos de esperanza y de valentía. Mi abuela siempre me decía: "De valientes están llenos los cementerios" Yo opino que la gente no conoce el verdadero significado de valentía, sólo conocen la temeridad. Las personas valientes existen y de forma absurda son las que están compuestas de más miedos, miedos que afrontan o intentan afrontarlos, ¿y sabes? Por eso siempre he diferido de ello con mi abuela, los cementerios no están llenos de ellos.  

La verdad es que sólo sé que me pidió fuego y la di mi mechero y cuatro años de mi vida. Fue mucho tiempo, un tiempo que desperdicié con muchas mentiras y discusiones absurdas. Si volviera atrás, a pesar del dolor que siento, volvería a salir con ella.

Dicen que los hombres al poner los cuernos buscamos simplemente una relación carnal. Dicen que las mujeres al poner los cuernos buscan algo más emocional. Lo diga quién lo diga en mi caso esto fue cierto. Yo jugué con ella y con otras, ella se comenzó a alejar de mi y se empezó a ver con otro. No sé si lo hizo por venganza porque a lo mejor en realidad nunca me perdonó todo aquello, pero acabo siendo algo más que venganza y carne, se acabaron enamorando. A veces me fustigo diciéndome que en realidad me merezco todo este dolor, pero eso no es cierto. Si sólo se hubiera enamorado de él y ella me hubiera dejado sin que se acostaran cuando todavía estaba conmigo, no me habría molestado. Es verdad que no debería exigir después de todo el daño que la causé, pero vaya, ¿No se puso ella a mi altura?, ¿Acaso ella no fue otro mal ejemplo?

Veneno, es lo que expulso por mis poros, básicamente veneno. Estoy tan cansado. Cuando ella camina, yo camino para que aquellas costuras del pañuelo nos vuelvan a unir y nos hagan encontrarnos. Ella entra otra vez en mi vida pero nunca con el objetivo de quedarse. Cuando yo paro para curar mis heridas, ella se esconde, sólo cuando parece que estoy curado vuelve en forma de mensaje de texto, de llamada o en persona. Es tan ridículo que me empape de este veneno que me envuelve. Siempre nos hemos quedado grandes el uno del otro.

¿Sabes? Ella respiraba aires de libertad, se salía de los estrictos roles y eso siempre la traía problemas (enfrentarse a un padre y a dos hermanos mostrándoles que respecto al trato con las mujeres estaban equivocados, sólo traía caos a su hogar) Iba por el mundo con prisas, me hacía gracia cuando decía: "No quiero hacer esperar a quienes estén esperándome" Ella me enseñó que existían las personas valientes, que uno no se viste terminando por los zapatos ("Siempre hay que empezar a cambiar las pequeñas cosas de nuestra persona antes de ir a lo gordo" Me decía señalándose la cabeza e intentando colocarse los vaqueros al tener las botas ya puestas), que los siempre no existen igual que los nunca, y que todo lo que veías, en realidad significaba lo contrario o tenía otro entendimiento. 

Lo curioso de todo esto es que parecemos muy diferentes pero en el fondo siempre hemos sido iguales. A pesar de que las costuras nos intenten unir, siempre nos repelemos. Polos idénticos que se atraen, en fin, maldito pañuelo...

Espero haber contestado a tu duda lo mejor posible, y dime, ¿alguna otra pregunta?

¿Alguna otra pregunta?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

La historia de Ashe