Querida anónima.

Esta entrada va dirigida a la señora que ha escrito un comentario, a mi parecer desafortunado, sobre la depresión a través de una red social. Aquí os dejo el comentario:
Creo que la depresión, más que una enfermedad, es una decisión. No tienes que andar con la sonrisa en la boca todo el tiempo, pero me parece una hipocresía que tengas depresión entre semana y andes muy feliz sólo los fines de semana o cuando hay fiestas para no faltar a ellas, al menos yo no tengo tiempo para deprimirme, pues siempre estoy ocupada y lo mejor de todo creyendo en EL SEÑOR, pues es quien nos da la fortaleza para salir victoriosos. Mi muy humilde opinión!!!
Comencemos ¿Qué es la depresión? Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) La depresión es:

"Trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente, y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria."


Pero, ¿Qué es un trastorno mental? Según FEAFES CyL (Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Castilla y León)

"Podemos definir un trastorno o enfermedad mental como una alteración de tipo emocional, cognitivo y / o del comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc. lo que dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo."

Hasta aquí creo que el primer apartado de tu comentario en el que dices que la depresión más que una enfermedad es una decisión queda eliminado, y no soy yo la que te demuestra que la depresión es una enfermedad, sino que son una organización mundial y una asociación de una comunidad autónoma española las que te lo muestran.


En referencia a la hipocresía tienes algo de razón, en cierta parte soy una hipócrita (Porque no sé si lo sabes pero padezco depresión) por no mostrar mis sentimientos, hasta aquí bien pero quiero que indaguemos un poco más en esto. En cierta parte no muestro mis sentimientos porque me he criado en un entorno hipócrita y tú con este comentario creo que lo has demostrado. Es bastante sencillo juzgar sentada desde tu casa y mirando a través una pantalla.

Hasta aquí quiero decirte querida desconocida que tu comentario no me ha enfadado ni mucho menos (no quiero que pienses de forma inadecuada sobre mi persona), al contrario, me ha dado bastante lástima. No sé si lo sabes pero la depresión es una de las enfermedades más comunes que existen en la actualidad, es más, seguramente a tu alrededor haya una persona que la padezca y la verdad esto es una pena.

Quiero aclarar el párrafo anterior por si acaso no he sido lo suficientemente específica o no me he sabido explicar con claridad: no me da lástima la persona que padece la depresión sino la persona que tiene delante a una persona con este trastorno y no es capaz de tener un mínimo de empatía. Querida desconocida ¿Me pides qué no sea hipócrita cuándo las personas no han querido ponerse en mi piel ni un segundo en los momentos más duros de mi vida, cuándo tú misma eres incapaz de tener una mente abierta y escuchar a las personas que aclaman a gritos ayuda? ¿Es un poco contradictorio no crees? Si no quieres que yo sea hipócrita hay que empezar a ser un ejemplo.

En referencia a lo de estar triste entre semana y luego cuando llega el sábado nos vamos todos de fiesta como si nada, en mi caso y hablando desde mi posición, quiero decirte que soy lo suficientemente capaz de vivir mi día a día sin que la depresión sea un gran obstáculo. Entre semana voy a clase, y en el fin de semana me voy de "fiesta". Si soy capaz de aceptar y cumplir con mis responsabilidades a pesar de tener una gran carga emocional, digo yo que estoy lo suficientemente capacitada para irme de "fiesta" o salir a la calle con mis amistades, pero no se engañe, la depresión sigue estando ahí, haga las actividades que haga.

Me alegra que usted no padezca depresión, que este muy ocupada y en sus horarios vaya a misa o se dedique a Dios. Las personas con esta enfermedad también son creyentes, sean católicas, musulmanes... Quiero decirle con esto, que la religión no está reñida con la salud. A lo mejor usted comparte en su iglesia el banco donde se sienta con una persona que padezca depresión, esquizofrenia o cualquier otra enfermedad mental o trastorno.

Para terminar y como me da lástima que todavía haya gente que piense de esta forma o que nos miren como si fuéramos víctimas de vete tú a saber qué (porque esa es otra, que yo tenga depresión no es que este gritando a viva voz que me gusta ser el foco de comentarios estilo "Oh pobrecita, que mal le ha tratado la vida"), voy a compartir otra vez un vídeo de una exposición y cuyo tema es "como se siente a padecer depresión desde la perspectiva de una enferma", en este caso yo (un vídeo que realicé con el único objetivo de ayudar y ayudarme).

Espero querida desconocida que no te tomes a mal mi opinión, estoy intentando que seas capaz de comprender algo que mucha gente ignora e incluso tristemente las propias personas que padecen este trastorno. Seamos un poco más ricos de alma y más pobres de materialismo, que con el ejemplo que estamos dando no quiero ni imaginarme que va a ser de nuestros futuros hijos.

Y como no quiero perder ni un segundo más de mi tiempo, aquí está el vídeo:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Seamos seguidores

Cinder